BSM

Ce de Quimera. Impresiones sobre Ars Electronica 2014

Sede de Ars Electronica Center en Linz, Austria

Andrea Olmedo Rio

Our planet is telematic; our media is moist; our mind is technoetic; our modeling is cybernetic;

our sensorium is extended; our identity is multiple; our body is transformable; our art is syncretic; our substrate is nano; our reality is variable.

But perhaps the most urgent eco-necessity is the redefiniton of ourselves and civil society .

A transdisciplinary approach to art, science and technology may contribute to the process.“

Roy Ascott1

 

 

Ce de Quimera.

Ce. De Culturas. De creación. Contemporánea. De Crítica. De contingencia, de conflictos. De Caos. Coincidencias. De Crisis. De La Crisis. De catarsis. De compromiso, de confianza mutua. De... coordenadas, de cartografías. Conciencia. Capacidades. De creatividad, de contenidos. De Curadoría crítica. De Comunidad, colaboración. Commons. De Copyleft. De Ciberespacio. De... de... ciudades... conectadas, de cercanías. De complejidad. Ce de colegas conociéndose, de conversaciones, de conexiones... cuánticas. De Códigos compartidos. De comunicarnos. De Cuerpos. De Clic. 
De Catalizadores. De cables de quimeras.

 

 

“C.... What it takes to change”. El Ars Electronica 2014reclama bajo esta pregunta-paraguas del 4 al 8 de septiembre a la escena internacional de las artes digitales, electrónicas y multimedia en Linz. Con una pregunta-paraguas no te mojas, a pesar de la neblina en esta orilla del Danubio. A pesar de estar en septiembre al noreste de Austria y de que en Viena ayer chispease.

 

Justo en este momento el “Museo del futuro”, el Ars Electronica Center, el cubo transparente de Di Andreas Treusch, se despliega ante mis ojos, al otro lado del puente, como un contenedor vacío abierto a todas las posibilidades. Y yo, convulsa en un éxtasis epiléptico, imagino cuatro días de pantallazos de millones de máquinas conscientes atravesando mis retinas; cuatro días de “baby, dame un poco de ese mágico java negro y caliente del que siempre andas pavoneándote”2.

 

Y me doy la vuelta y cuando abro los ojos choco literalmente con 3, que está empapada. De sudor de pedalear que va tarde, de humedad del Messschiff Eleonore, barco-centro de producción a esta orilla del Danubio donde está haciendo una residencia de investigación que se llama 'There is no body without F[R]ICTION'. Bravísima. La presentación sería en dos días en el espacio Stadwerkstatt; y en ese momento no di pronunciado el nombre del mejor antro de Linz.

 

En vez de atravesar el puente que ya no lleva tanto al Museo del futuro, como al lugar donde programa la artista Shu Lea Cheang (CN) arrastro a mi compañera a la Change Gallery a recoger unas acreditaciones que nunca fueron utilizadas, lo cual habla bien del grado de apertura del Festival. Me cruzo casi sin buscarlo con piezas que tenía muchas ganas de ver como Generated Server Destruction, de Stefan Tiefengraber (AT), o Sonic Robotsde Moritz Simon Geist (DE). Pero sin duda tengo la noción de haber llegado al Festival en la bellísima catedral Linzer Mariendom viendo Mirage, la performance interactiva del colectivo Grinder-Man (JP).

 

  

 

Christine Schöpf y Gerfried Stocker, curadora y curador del Ars Electronica se encargaron de descentralizarlo y expandirlo a los dos márgenes del río y tanto museos y galerías como escuelas, tiendas, gimnasios e incluso bares de la ciudad hicieron suyo un festival accesible “para ir, para explorar, para pensar y hablar, para jugar, para exhibir para mirar y escuchar, para celebrar, para relajarse”. Añado “para la paranoia”; y a ello me entregué en los dos días siguientes. Tomando literalmente la propuesta de la pieza de animación Walking Cityde Universal Everything (UK) la ciudad de Linz, a modo de gigante en movimiento de múltiles nodos, se abalanzó, se desplazó, y mutó a través de mi durante los siguientes dos días de Festival.

 

 

Recuerdo algunos de estos nodos: El Centro de arte OK im OÖ Kulturquartier, donde tiene lugar WERKSCHAU, la exposición retrospectiva a artista sonoro Bill Fontana (US). LaLinz Art University, donde tuvieron lugar los debates y exposición de Interface Cultures, comisariados por Christa Sommerer (AT) y Laurent Mignonneau (FR). El gimnasio Akademisches, donde visitamos el Future Innovators Exhibit que exponía proyectos tan necesarios como el de BlindMap, de Markus Schmeiduch (AT), Andrew Spitz (FR), Ruben van der Vleuten (NL). Se trata de una pequeña prótesis conectada al smartphone que permite crear rutas geográficas a tiempo real para personas con discapacidad visual con el soporte de una tecnología táctil-sensitiva. Sin duda ante mi pasaron muchos proyectos que de un modo u otro ejercen de mediadores entre diferentes ámbitos de la realidad y en su combinación dan lugar a elementos nuevos.

 

 

 

Catalizadores

Un catalizador es un elemento capaz de acelerar o retardar una reacción y quedar (o no) inalterado. Son por tanto facilitadores de conexiones, desestabilizadores de sistemas y creadores de experiencias alternativas de lo real. Como elementos sociales son agentes mediadores que fomentan puntos de vista críticos, formulan soluciones creativas y colaboran en la construcción de experiencias de coparticipación. Los catalizadores son elementos proactivos en una tarea socializadora y por ello facilitadores de conexiones.

 

Project Fumbaro Eastern Japan es un claro ejemplo de ello. Es un trabajo impulsado por Takeo Saijo que consiste en una plataforma autónoma y distribuida de ayuda mutua crowd-sourcing para gestionar una situación crítica como pudo ser el accidente de la central nuclear de Fukushima. A través de la potencialidad de las redes sociales esta plataforma permitió ante una situación de dureza máxima establecer una red informal activa de personas y puso en contacto a voluntarixs con las víctimas del tsunami que azotó el país nipón en el 2011.

 

 

Otros proyectos generadores de comunidades on(off)line son iFixit, plataforma internacional DIWO generadora de manuales “para reparar todo”; el proyecto madrileño Goteo.org, plataforma de micromecenazgo social y sin duda un ejemplo de vivero o herramienta reactivadora de otros proyectos; también Montenoso, el proyecto que estoy co-desarollando y que actúa como mediador a través de una plataforma online colaborativa entre las comunidades de montes vecinales en mano común de Galiza ante un momento de grandes presiones institucionales y empresariales.

 

Si hablamos de catalizadores en un terreno sociopolítico hablamos de elementos desestabilizadores de sistemas. Desde el cyberactivismo un ejemplo brillante de esto es Loophole for All. Este proyecto está impulsado por Paolo Cirio (IT/US)artista y hacker que creó una plataforma online que facilita la manera de “secuestrar” la filial de una gran corporación en un paraíso fiscal. El fin es facturar en su nombre y evadir impuestos, al igual que lo realizan las 200.000 empresas registradas en las Islas Caimán. El artista asume la identidad de éstas, ya que el anonimato que rodea su titularidad le permite hacerlo. Es un trabajo provocativo que cuestiona la transparencia, clandestinidad y anonimato de la industria financiera global y la alegalidad institucionalizada.

 

Sin duda uno de los aspectos más problematizados de la creación contemporánea en el momento de la reproductibilidad digital es la propiedad intelectual. En el ámbito de la impresión 3D Disarming Corruptorde Matthew Plummer-Fernandez (UK)esquiva las patentes en diseño de manera brillante. Remezcla la paradoja de Teseo4 con estrategias de criptografía. La pieza es un software que permite alterar una forma física registrada comercialmente y deformada hasta el punto exacto en el que deja de ser reconocible y, por tanto, sujeta al copyright, para ser guardada en un fichero. Una vez convertida en un objeto distinto, se distribuye legalmente junto a un código de cifrado que la restituirá a su forma original.

 

 

Los catalizadores son, por ende, creadores de realidades “otras”. En esta línea uno de los ejes de la creación contemporánea en la intersección ACTS es la telepresencia y con ella la disolución de los límites de la realidad virtual y física. BeAnotherLab (ES), colectivo afincado en Barcelona, ahonda en esta cuestión con el proyecto La máquina para ser otro, un sistema audiovisual de interacción corporal a tiempo real que permite, a través de unas gafas pantalla/cámara a la persona portadora sentirse dentro del cuerpo de otra. Si bien nació como una herramienta para promover el debate social sobre los límites de la virtualidad, esta herramienta está funcionando en experimentos de neurociencia para para crear y medir la empatía social.

 

 

 

Cables de quimeras

 

Aterrizo en la conferencia de Roy AscottGolden Nica honorífico este año, en el Visionary Pioneers of Media Art Prix Forum y tengo la sensación de que ya no cabe nadie más en la sala. Pienso en todas esas personas entrando juntas en el universo en el que éste vive. ¿Por qué no hay streaming?. Me entrego de la paranoia por la que había estado cegada los días anteriores a lo que él llama telenoia. Ascott comparte con nosotrxs una hora de su vida y una serie de reflexiones aceleradas me atraviesan. Me fascina seguirle en términos de devenir del proceso al flow; del contenido al campo; de la inmersión a la absorción; de la tolerancia a la holonoia; de la negociación a la transversión; de la construcción al semillero; de la mente distribuida a la technoesis; de la vida artificial a la hibridología; de la contingencia a la ambigüedad; de la emergencia a la actualización. Después de esta hora el ser (yo) puede no ser lo que solía ser5.

 

 

Entre el mundo aséptico de lo cyber- el seco de lo tech- y el mojado de lo bio- existe, siguiendo a Ascott, un dominio húmedo, un interespacio de potencialidades que se encuentra comprimiendo bits, átomos, neuronas y genes. Este dominio es el substrato del arte actual, y lleva a un tipo de prácticas que parten de una realidad fluida, inestable, mutante. Estas prácticas pueden seguir abordándose en muchos sentidos en términos de interactividad, transdisciplinariedad, conectividad, inmersión, iteración, transformación y la emergencia. Sin embargo lo que Ascott llama Moishmedia incluye un nuevo nuevo elemento de análisis: la consciencia.

 

Y hago un repaso mental a todo lo visto, oido, sentido estos días. Y la única parada cercana que encuentro es el flyer blanco con el manchón de fluído rojo que me había pasado Ce el día que nos chocamos. Y me precipito a cruzar el puente al Stadwerkstatt donde se está presentando 'The Soft, the Hard and the Wet', una serie de investigaciones comisariadas por la artista de Taiwan Shu Lea Cheang que profundiza en experiencias de soft circiut, open hardware y wetlab.

 

Una de estas propuestas es la de Robertina Sebjanic (SI). A través de Hydra reminiscence, un wetlab DIY, investiga el comportamiento del Hidra6, pequeño animal acuático hermafrodita propio de las aguas dulces. Se trata de un ser vivo biológicamente inmortal por sus capacidades de auto-regenerativas y por su capacidad de adquisición de caracteres de células madre de su epitelio, el cual continuamente lleva a cabo divisiones mitóticas auto-renovantes.

 

Mediante Divergence Afroditi Psarra (GR) crea un detector de campo electromagnético portátil a través de una prenda que proporciona al cuerpo la capacidad de sentir y oír las partículas cargadas eléctrica y magnéticamente que se propagan a nuestro alrededor en forma de ondas. El dispositivo portátil contiene un microcontrolador que proporciona retroalimentación háptica (que se experimenta en forma de patrones de vibración) y sonora (en forma de tonos variables) de las fuentes electromagnéticas. La detección se lleva a cabo a través de dos bordados que se situan en las muñecas de la prenda y sirven como antenas para detectar campos EM y la cremallera proporciona un filtro y el volumen de control de paso bajo para los auriculares.



Ce Quimera (ES) propone con “There is no body without F[R]ICTION” un aparato electrónico DIY construido sobre un sintetizador. Se trata de una prótesis que dota a la hackerina performer de una arquitectura expandida por dispositivos electrónicos reciclados. El objetivo es que el cuerpo/espacio colisionen, y que sintamos la frición del cuerpo en movimiento. Lo que propone Ce es una (auto)ficción subjetiva en el borde de cuerpo/entorno, realidad/ficción, humano/máquina, carne /plástico, tacto/sonido. Mientras la veo trabajar me viene a la mente la performance Aquelarre Cyborg7, una de las mejores experiencias bio- tech- que he tenido en los últimos meses. Persiste la sensación de humedad.

 

Akelarre Cyborg [Performance] from Quimera Rosa on Vimeo.

 

El lunes se presenta lluvioso en el monstruoso albergue Jugendgaestehaus de Linz. Del Transmedia al Moishmedia, decía el sábado Ascott. Y yo pienso en las performances del sábado. En que no son estos proyectos concretos los que me hacen pensar en la grandeza de Ce, de Robertina o de Afroditi8 como investigadoras, creadoras, performers. Son las formas de re(ex)istencia que despliegan, las formas de relacionarse con lo bio- lo tech-, lo cyber- que han incorporado a sus vidas, que hacen de ellas quimeras preparadas para trabajar en lo que el Visionario denominaba el nuevo enclave ACTS: la PHARMA.

 

 

 

 

 

 

 

1 Visionary Pioneers of Media Art Prix Forum. Ursulinensaal im OÖ Kulturquartier. Ars Electronica. Linz, (07/09/2014)

2VNS Matrix (1991), “Manifiesto de la Zorra Mutante”

3 Integrante de Quimera Rosa, laboratorio de experimentación e investigación sobre identidades, cuerpo y tecnología residente hasta este octubre en Hangar (Barcelona).

4 La paradoja de Teseo cuestiona si cuando a un objeto se le reemplazan todas sus partes, éste sigue siendo él mismo o no.

5 Visionary Pioneers of Media Art Prix Forum. Ursulinensaal im OÖ Kulturquartier. Ars Electronica. Linz, (07/09/2014)

6 El Hydra es un género de hidrozoo hidróidespropio propio de aguas dulces. Más info aquí.

7 Akelarre Cyborg (Hangar, 22/05/14). Una performance de Quimera Rosa, Transnoise y otras 30 meigas. Más info aquí

8 Otrxs artistas que trabajan en esta línea son por ejemplo GeekshabekaPaula PinMaria Mitsopoulou, o Noish.