BSM

La belleza de lo imprevisible en la tecnología

David Bowen en el stand de Big Bang Data en el Smart City Congress  CCCB

 


Andreu Belsunces
 es Graduado en Sociología (Universitat de Barcelona, 2008) y Máster en Sociedad de la Información y el Conocimiento (Universitat Oberta de Barcelona, 2011). Ha sido profesor asistente o visitante en diversas universidades del Uruguay tratando temas de cultura digital, comunicación y transmedia. También ha dado ponencias en distintas bienales y congresos sobre arte y nuevos medios. Ha colaborado en los libros Crossmedia Innovations (Peter Lang) y Fanáticos (UOC Press), escribiendo sobre transmedia y participación. Actualmente es periodista e investigador independiente en cultura digital, y colabora como investigador en Hangar.

 

El escultor cinético David Bowen nos habla sobre sus procesos creativos, metodologías de trabajo y relación con la tecnología

El viento sopla en Minessota y los tallos de unas plantas se mueven en Moscow; nubes que surcan el cielo envían tuits o tocan el piano; unas moscas encerradas en una bola de metacrilato controlan el movimiento de una pistola, o una boya en el pacífico hace que una red represente el movimiento del océano en tiempo real en Barcelona. 

Para David Bowen, acelerómetros, antenas, o sensores de movimiento median entre lo que se quiere representar y la representación misma, que siempre se termina concretando en esculturas cinéticas, robóticas o interactivas.

Una de sus piezas, Tele-Present Water, fue una de las joyas de la exposición Big Bang Data. Los datos son el corazón operativo de las Smart Cities, y por eso el Smart City Congress, celebrado en Barcelona, propuso al CCCB a exponer algunas de sus piezas. En el centro del recinto estaba la obra de Bowen, que fue invitado al congreso durante los tres días que duró. 

 

¿Cuál es tu background educativo? 

En 1999 me gradué en la Harron School of Art de la Indiana Purdue University, en Indianápois, y en 2004 terminé mi máster en la Universidad de Minessota, ambos especializados en escultura. Ya en el grado empecé a interesarme por la escultura con metal, cinética y analógica, y en el máster pude trabajar con otras áreas como la ingeniería mecánica, donde aprendí sobre programación o microcontroladores, lo que le dio mucha más complejidad a mis esculturas cinéticas.

 

Tu trabajo es técnicamente complejo, ¿cómo has adquirido el conocimiento de las herramientas que utilizas?

En el grado empecé a aprender Basic y microcontroladores. Durante el máster empecé también a dar clases en la universidad y tocaba temas de programación, así que pude profundizar más. Más adelante empecé con el Arduino, y ahí hubo una transición del Basic Stamp a Arduino porque está más estandarizado para la industria del hardware.

Vengo de una escuela de arte muy tradicional, pero actualmente veo los microprocesadores o scrappers, como otros materiales, como podrían ser el aluminio, el plástico o el acero. Sirven para hacer que algo funcione como te gustaría que funcionara. A menudo cuando concibo una idea, tipo “esto es lo que quiero hacer”, luego pienso en qué herramienta me será útil. Por ejemplo, para tratar con grandes paquetes de datos me funciona bien Processing, y Arduino es muy bueno para computación física. Max/MSP lo uso para visión de computadora. Aún así, creo que mi trabajo no se centra en la tecnología, sino que la tecnología es algo que me ayuda a conseguir lo que quiero.

 En resumen, uso el software que me va mejor para cada cosa. Tengo bases en software, pero la mayoría lo aprendo por mi cuenta. Por ejemplo, la semana pasada estuve aprendiendo Python.

 

¿Qué buscas explorar y transmitir con tu trabajo?

Me interesa la intersección entre sistemas mecánicos y naturales. Hay una oposición formal en este espectro: cuanto más trabajo con estos sistemas, más me sorprendo sobre lo sistemática y predecible que puede ser la naturaleza. El viento y las olas siguen patrones, y he descubierto que las plantas son geniales ingenieros. También encuentro muy interesante cuando las máquinas funcionan mal: no son sistemas perfectos. Las  máquinas fallan al replicar la naturaleza, y lo hacen de formas interesantes. Esperamos que la tecnología funcione bien, pero este no es siempre el caso. Busco el contraste, el espectro no es que sea blanco o negro, hay un espacio entre medio Yo busco entre estos espacios.

 

¿Qué es lo que hace que la distancia esté tan presente en tu trabajo? 

Poco a poco me encontré haciendo cada vez más este tipo de trabajo. Mi localización personal es importante, vivo en una ciudad pequeña, está un poco aislada, y hago este tipo de trabajos tele-presentes relacionando cosas que suceden en un lugar concreto en un tiempo concreto... la distancia amplifica esto. Por ejemplo estaba negociando donde podría estar este objeto tele-presente para una exposición en Holanda, y ellos querían que encontrara una boya cerca de su costa. Esto lo encontré menos interesante, es mejor cuando está al otro lado del mundo, es más profundo, es realmente lo que está sucediendo en nuestra sociedad.

Otro proyecto donde la distancia es central es una @one_voyager, una cuenta de Twitter que va diciendo la distancia en tiempo real del Voyager 1, un satélite que se lanzó en 1978 y que es el objeto construído por los humanos más lejano que existe: ahora mismo está a doce mil millones de kilómetros recogiendo datos, y sin ninguna audiencia. Esa imagen es muy poética. Este proyecto es sobre la soledad, y solo está en la web. Cada 24 horas la distancia entre este satélite y la tierra se tuitea. Pero este objeto no seguirá encendido mucho tiempo, tiene un reactor de plutonio que dura unos 40 años.  Poco a poco se está apagando, y este objeto llegará a su fin.

 

 ¿Qué hay de tu necesidad por capturar fenómenos de la naturaleza?

Más bien intento emularla, y en realidad.. fallo. Quizás no es posible replicar el movimiento de las olas o el crecimiento de las plantas. Los resultados del intento de esta emulación son interesantes, como decía antes, cuando la máquina falla a veces lo hace de forma interesante… pero creo que sería muy difícil emular con precisión las formas de la naturaleza, y es por eso que los resultados a veces son impredecibles. Los resultados que van más allá de mis intenciones me interesan.

 

¿Cómo es tu proceso de trabajo y qué herramientas utilizas más en general?

 Mi forma de trabajar se puede dividir en tres tercios. El primer 33% estoy haciendo, construyendo objetos. En esta parte utilizo una máquina CNC, una sierra vertical, una horizontal, y una taladradora hidráulica. Luego paso otro 33% programando, y el última parte del tiempo la paso arreglando errores, lo que se llama “debugging”.

 Como comentaba antes, el Basic Stamps ya no lo uso, me centro más en Arduino, y uso mucho Processing, que como es Open Source tiene una gran comunidad de la que aprender, además del Mac/MSP que me resulta muy útil para controlar los sistemas. Además uso distintos tipos de controladores y motores comerciales, también servo suppliers, etc.

 

Recientemente has presentado un nuevo trabajo donde escaneas la superficie de un lago y luego lo plasmas en varios cilindros de metacrilato. ¿Qué puedes contarme sobre esto?

 Recientemente he adquirido un Dron como forma de recopilar información. Para plasmar datos, en el pasado he usado impresoras y modeladoras 3D. En este caso el vehículo escaneaba las mismas coordenadas del lago en distintos momentos, y estos datos se usaban para tallar los modelos tridimensionales en un cilindro de acrílico transparente. Para ello usaba un sierra CNC (Computer Numeric Control).

 

¿Cuál es tu trabajo menos complejo en un sentido técnico? ¿Y el más?

 La instalación más simple fue la primera robótica que hice. Era un robot fototrópico que estaba alimentado por energía solar. Sobre un papel muy grande se pusieron focos que proyectaban luz y el robot los perseguía. Literalmente estaba buscando su alimento. Cada luz se encendía individualmente en intervalos de 10 minutos, y el dispositivo hacía su camino de luz a luz. A medida que se movía hacía unas marcas con una cera, que registraba cada movimiento. El dibujo se va haciendo a medida que hace este viaje. Es un resultado muy complejo pero un mecanismo muy sencillo.

 Por otro lado, el más complejo es Underwater, del 2012. Usé una Microsoft Kinect para recoger datos en tiempo real… es muy complejo recoger un modelo 3D dinámico. Con esto se capturaban los datos de cientos de puntos individuales a medida que el agua se movía dinámicamente, y los datos eran escalados y enviados a alrededor de 750 motores individuales articulados a partir de datos. Es mucho más complejo que el Tele-Present Water.

 

El agua el algo muy recurrente en tus trabajo...

 Vivo al lado del lago natural de agua fresca más grande del mundo, el Lake Superior, al lado de la frontera con Canadá. Para mi el agua es una representación fundamental de la naturaleza. Intento emular el agua, pero es un sistema dinámico fluido tan complejo que es imposible de emular… pero yo lo intento, por lo menos en las formas... Y estos mecanismos que tratan de emular la naturaleza fallan.

 

¿Cómo concibes tus trabajos desde la idea hasta su materialidad?

 Empieza con la observación, por ejemplo del agua, puedo pensar de qué manera puedo replicarla mecánicamente. Con la serie que estoy haciendo con el Dron, estoy observando al avión desde la ventana, poco encima de la superficie del agua, y eso es muy bonito, y me pregunto cómo emular el agua... No quiero hablar de replicar, porque en el fallo también suceden cosas bonitas.

 Mi práctica de estudio empieza con observación, encontrar la manera de emular desde la cinética, encontrar el sistema necesario para hacerlo (un software en concreto, piezas a fabricar, etc), y al final trato de que este sistema sea lo suficientemente robusto. Paso mucho tiempo probando.

 A veces me inspiro en tecnología, sobretodo en mis primeros proyectos. Ahora me centro más en el concepto y luego busco la tecnología. En el ejemplo de los Drones y la Kinect, quería representar el agua de una forma más dinámica. El open source ha ayudado mucho en esto. La última tecnología que realmente me ha motivado ultimamente ha sido la Kinect.

 

¿Crees que hay un hype con el arte basado en datos?

 Creo que sí, ahora tenemos todo esto disponible, es otra herramienta, en mi caso es una herramienta que tengo en mi caja de herramientas. Es algo que tener en cuenta pero no es lo único que me interesa. Estamos recolectando mucho de eso, y lo que me interesa es lo que se puede hacer desde un punto de vista poético.

 No quiero hacer “statements” políticos, prefiero hacer hablar a los materiales, buscando ese contraste. En mi trabajo hay mucho de casualidad y serendipia, a veces las cosas funcionan mal en un sentido muy interesante, es algo que a menudo no puedes controlar. A veces es controlar, otras es dejar hacer al sistema.

Por ejemplo, con Tele-present Water a veces se crea un movimiento no predicho, un giro que le añade un punto de movimiento más fluido. En este sentido, muchas veces estás creando situaciones completamente únicas e impredecibles.

 

 

Como profesor, crees que habrá una gran diferencia entre las nuevas generaciones de artistas y los de tu generación?

 Por supuesto que la habrá. La relación con la tecnología en la gente de nuestra generación era distinta, pasamos horas delante de la pantalla, pero no como ahora, que están 24/7. De algún modo el uso de la tecnología se está volviendo muy intuitiva, la tecnología como herramienta se está haciendo cada vez más accesible. Da la oportunidad de aumentar la complejidad, porque tienes más inputs y outputs disponibles. Los ordenadores se vuelven más baratos y fáciles de usar. En las nuevas generaciones es su segunda naturaleza, tengo mucha curiosidad sobre lo que vendrá, aunque a veces me pongo pesimista. El uso de estos sistemas tan complejos es muy sencillo, aunque hay otros temas que asustan, como el big data.

 

¿Algún comentario sobre el camino que está tomando el arte y la sociedad en relación a la tecnología?

La tecnología es solo otra herramienta; es un error apoyarse demasiado en ella. Veinte años atrás el fax podía considerarse la última tecnología, y ahora ni se tiene en cuenta.

 

  • David Bowen en el stand de Big Bang Data en el Smart City Congress. CCCB.